jueves, 27 de abril de 2017

Fernando del Paso (1935 )

A manera de haikai


El mar se agota,
                                 cuando se esconde entero,
en una gota.

Al mar no le da pena
revolcarse en la arena

y hacerse nudo
con la verga del río
negro y desnudo.


("antología de textos de aquí, allá y acullá", ed. asoc. nal. libro, 2016)

martes, 25 de abril de 2017

Enrique Symns (1946 )

Las pajas


Aquella obsesión, que cada vez elegía mejor sus presas, fue perfeccionando los tiempos y la vorágine de violencia sexual con que las sometía. Aquella era la primera vez que me atrevía a utilizar la violación como argumento temático del guión de mis masturbaciones, que siempre fueron narrativamente complejas. Hasta ese momento había elegido casi siempre secuencias donde mis novias y amantes hacían el amor con mis peores enemigos, con los hombres más detestables, y aquello que en la vida real me hubiera destruido, en mis pajas elevaba la calentura a grados insoportables. Mi ética personal, que condena duramente la violación sexual, había conseguido introducir sus códigos perversos en la selva de las fantasías.

Así que acicateado por el opio y el relajo evidente de mi voluntad, decidí abrir la boca del lobo de la caja de Pandora de los deseos. nadie me podrá convencer de que con aquellas pajas le hacía daño a alguien.


("marcelo leites")

domingo, 23 de abril de 2017

Uriel Martínez (1950 )

Narciso

Eres agua de beber
que me ahoga. 


[Inédito]

sábado, 22 de abril de 2017

Gregory Orr (1947 )

La distancia


El invierno de mis ocho años, un caballo
patinó en el hielo y se rompió una pata.
Mi padre cogió un rifle, una lata de gasolina.
Permanecí al costado del camino al anochecer y miré
el cadáver que ardía en el prado lejano.

Yo tenía doce años cuando lo maté;
sentí mis propios huesos separarse de mi cuerpo.
Ahora tengo veintisiete y camino
junto a este río, buscándolos.
Se han transformado en un puente
que forma un arco hacia la orilla opuesta.


("otra iglesia es imposible", ver. jonio gonzález)

viernes, 21 de abril de 2017

Anne Sexton (1928/1974 )

Deseando morir



Ya que lo preguntan, la mayor parte de los días no me acuerdo.
Camino vestida, sin marcas de ese viaje.
Después, casi innombrable, vuelve la lujuria.

Incluso en ese instante, no tengo nada en contra de la vida.
Conozco bien las hojas que mencionan,
los muebles que sacaron al sol.

Pero los suicidas tienen un idioma propio.
Como los carpinteros, quieren saber con qué herramientas.
Nunca preguntan por qué construir.

Dos veces me pronuncié tan claramente,
poseí al enemigo, me comí al enemigo
le arrebaté su oficio, su magia.

Así, grave y pensativa,
más tibia que el agua o el aceite,
descansé, babeando por el agujero de la boca.

No pensaba en mi cuerpo ante la punta de la aguja.
Ni siquiera había córnea o restos de orina.
Los suicidas ya traicionaron al cuerpo.

Nacieron muertos, aunque no siempre se mueran,
y, deslumbrados, no pueden olvidar una droga tan dulce
que hasta un chico podría mirarla y sonreír.

¡Meterse toda esa vida debajo de la lengua!—
eso, en sí mismo, se vuelve una pasión.
Dirán que la muerte es un hueso triste y golpeado,

con todo, año tras año me espera,
para deshacer con delicadeza una vieja herida,
para soltar mi aliento de su prisión insana.

Compensados así, los suicidas se encuentran a veces
furiosos con el fruto, una luna inflada,
dejan el pan que confundieron con un beso,

dejan la página del libro abierta por descuido,
algo sin decir, el teléfono sin colgar
y el amor, fuera lo que fuese, como una infección.


("el placard", versión sandra toro)

jueves, 20 de abril de 2017

Fernando del Paso (1935 )

Poemar


A bendecirte, mar, yo me consagro:
te encierro en un poema y un milagro.

Invento y tejo tu invisible historia
y de ella el continente: mi memoria.

Memoria que se empapa y se perfuma
en los adioses blancos de la espuma.

Hoy vives en mis ojos, hoy habito
la consonancia azul de tu infinito,

y hago de mis palabras tu recinto:
palomar, casa de agua, laberinto.

                              Hoy que muero de amor por ti,
                              [de bruces,
en un remanso de quebradas luces.


("antología de textos de aquí, allá y aculla´", ed. asoc. nal. del libro, 2016)




miércoles, 19 de abril de 2017

Djuna Barnes (1892/1982 )

Desamparo


No hay santuario en el ojo del fósil,
Voyeur, pásalo por alto.

El lento batir de las alas de las damas,
Tendría que haber desfiladeros para cosas así,
Encontrar algo mil años después,
Y sin ninguna utilidad
¡Qué tesoro!
Tendría que haber bosques para viejos
 en los que caerse.
Pues verdaderamente he visto a un hombre deshecho
 en lágrimas.
Aún hay leche materna en sus lamentaciones.
Su desolación acecha como un perro mordido
Y de ruidosa cola-
Derrama sebo y la blancura prevalece.
Grita "¡Abominable!"
El pobre mercader con el beso en la mano muerta
¿Qué es lo que prestó? Por cuánto prestó
Cuando un hombre se dobla
En falsa enfermedad
(Verdolaga, una planta postrada, que crece pegada al
 suelo).


["poesía reunida 1911-1982", trad. osías stutman y rosa lentini, ed. igitur, montblanc, 2004]