sábado, 25 de junio de 2016

Raúl Gómez Jattin (1945/1997 )

Pequeña elegía


Ya para qué seguir siendo árbol
Si el verano de dos años
Me arrancó las hojas y las flores
Ya para qué seguir siendo árbol
Si el viento no canta en mi follaje
Si mis pájaros migraron a otros lugares
Ya para qué seguir siendo árbol
Sin habitantes
A no ser esos ahorcados que penden
De mis ramas

Como frutas podridas en otoño.


("grandes poetas famosos")

jueves, 23 de junio de 2016

José Manuel Arango (1937/2002 )

El padre


A veces
veo en mis manos las manos
de mi padre y mi voz
es la suya
un oscuro terror
me toca
quizá en la noche
sueño sus sueños
y la fría furia
y el recuerdo de lugares no vistos
son él, repitiéndose
soy él, que vuelve
cara detenida de mi padre

bajo la piel, sobre los huesos de mi cara


(muro de hernán vargascarreño)

miércoles, 22 de junio de 2016

Raymond Carver (1938/1988 )

Mi cuervo


Un cuervo voló hasta el árbol del exterior de mi ventana.
No era el cuervo de Ted Hughes, ni el cuervo de Galway,
ni el cuervo de Frost, Pasternak, o Lorca.
Ni uno de los cuervos de Homero, harto de sangre
después de la batalla. Era sólo un cuervo.
Que jamás encajó en parte alguna,
ni hizo nada digno de mención.
Estuvo posado allí en la rama durante unos cuantos minutos.
Luego alzó el vuelo y desapareció bellamente

de mi vida.


("marcelo leites", trad. mariano antolín rato)

Jacobo Rauskin (1941 )

La perseguida


La corrían las horas, la apartaban
poco a poco de las estrellas, de la luna,
mientras el cielo nos iba entrando por los ojos
y el mar dejaba lágrimas de sirena en una roca,
mientras el amor nos desnudaba un sentimiento
del que nada sabíamos ni sabremos jamás.
Entonces, refugiada en nosotros,
la noche perseguida encendía un fuego.


("el sueño derramado", ed. un, xalapa, ver., méxico, 2015)

martes, 21 de junio de 2016

Raúl Gómez Jattin (1945/1997 )

El que no entendió nunca


Fuiste un testigo indolente
Ni comprendiste
Ni ayudaste a la víctima.

Fuiste un cómplice de la perfidia y la ignorancia
Tácitamente aceptaste
Que aquel hombre no valía la pena.

Cuando lo llevaban al matadero
Estabas cerca de él
Y sólo miradas de rencor le prodigaste.

Cuando te preguntaron
Si aquel amigo que aparecía en sus poemas eras tú
Lo negaste airado.

Hoy que vives entre cosas cotidianas,
¿Te olvidas de aquella época ilustre

Cuando a tus pies tuviste la poesía?


("grandes poetas famosos")

Raúl Gómez Jattin (1945/1997 )

El que no entendió nunca


Fuiste un testigo indolente
Ni comprendiste
Ni ayudaste a la víctima.

Fuiste un cómplice de la perfidia y la ignorancia
Tácitamente aceptaste
Que aquel hombre no valía la pena.

Cuando lo llevaban al matadero
Estabas cerca de él
Y sólo miradas de rencor le prodigaste.

Cuando te preguntaron
Si aquel amigo que aparecía en sus poemas eras tú
Lo negaste airado.

Hoy que vives entre cosas cotidianas,
¿Te olvidas de aquella época ilustre

Cuando a tus pies tuviste la poesía?


("grandes poetas famosos")

Raúl Gómez Jattin (1945/1997 )

Intentas sonreír


Intentas sonreír
Y un soplo amargo asoma
Quieres decir amor y dices lejos
Ternura y aparecen dientes
Cansancio y saltan los tendones
Alguien dentro del pecho erige
Soledades
Clavos
Engaños
Fosos.

Alguien
Hermano de tu muerte
Te arrebata, te apresa, te desquicia,
Y tú, indefenso,

Estas cartas le escribes.


("grandes poetas famosos")