jueves, 5 de marzo de 2015

Alfredo Veiravé (1928/1991 )

Madame Bovary


Emma te equivocaste
cuando saliste de tu casa en un carruaje con grandes
ruedas que corrían hacia atrás como en las películas
[del Oeste
porque tu soledad era algo que debía ser solamente tuya
y porque era fatal que
nadie te comprendiera en ese pueblo de provincias
ni siquiera tu marido
el pobre hombre gris herido de amor.
Bueno, no me hables ahora de tus taquicardias
o de los vestidos con enaguas y encajes
déjame explicarte
que me conduelo solamente
porque te perseguían furiosamente
los vecinos ineptos en el juego
de tu corazón virgen
y tu siglo era un cambio
lentamente mirado a través de las celosías
de la villa
más bien ponte el anillo o los collares de los hippies
y piensa en Carnaby Street en cómo lograr la infidelidad
sin que tengas que recurrir a tu conciencia
de pobre muchacha provinciana
Yo pienso que buscabas saber solamente
cómo te desnudarían los otros
y estos otros cretinos te traicionaron
                                                  Emma
Dame la mano y no llores más
quédate en silencio
y escuchemos juntos estos discos de los Beatles.


("emma gunst")

miércoles, 4 de marzo de 2015

Roberto Menéndez (1962 )

 Odio al arquitecto

Siento un odio brutal por las cornisas,
que son como sirenas
mostrándome el poder de los abismos.
Por las piedras, los muros
y sus rectas paredes de ladrillos.
Por el opaco y frío
blanco de los mármoles
sin grietas ni fisuras.
Por la fragilidad de silicona
que cierra las salidas.

Odio el pálido gris del hormigón
tan parecido al de los cráneos,
la falsedad
con que miente el cemento en sus comienzos,
la del cristal sellado y sin pestillos
que muestra el paraíso al prisionero.

Odio el adobe hecho de barro como el hombre
y al dios que se lo inventa.
Odio la pulcritud del arquitecto
que construye prisiones en el aire.


("apología de la luz")

martes, 3 de marzo de 2015

Felipe Benítez Reyes (1960 )

La bala de plata


Es la última. Las demás las he ido regalando
a tipos como yo. Una leyenda
he mandado grabar a su través:
“Soy dueña de una vida”.
Mis familiares piensan que es sólo un amuleto.


Algún día, esa cosa minúscula
sabría acabar con todo. Y es curioso
que algo tan insignificante

me pueda trasladar a los infiernos.


("neorrabioso" y "rua das petras")

lunes, 2 de marzo de 2015

Luis Rosales (1910/1992 )

Porque todo es igual y tú lo sabes


Porque todo es igual y tú lo sabes,
has llegado a tu casa y has cerrado la puerta
con aquel mismo gesto con que se tira un día,
con que se quita la hoja atrasada al calendario
cuando todo es igual y tú lo sabes.
Has llegado a tu casa,
y, al entrar,
has sentido la extrañeza de tus pasos
que estaban ya sonando en el pasillo antes de que llegaras,
y encendiste la luz, para volver a comprobar
que todas las cosas están exactamente colocadas, como estarán dentro de un año,
y después,
te has bañado, respetuosa y tristemente, lo mismo que un suicida,
y has mirado tus libros como miran los árboles sus hojas,
y te has sentido solo,
humanamente solo,
definitivamente solo porque todo es igual y tú lo sabes.

Has llegado a tu casa,
y ahora querrías saber para qué sirve estar sentado,
para qué sirve estar sentado igual que un náufrago
entre tus pobres cosas cotidianas.
Sí, ahora quisiera yo saber
para qué sirven el gabinete nómada y el hogar que jamás se ha encendido,
y el Belén de Granda
– el Belén que fue niño cuando nosotros todavía nos dormíamos cantando –
y para qué puede servir esta palabra: ahora
esta palabra misma “ahora”,
cuando empieza la nieve,
cuando nace la nieve,
cuando crece la nieve en una vida que quizás está siendo la mía,
en una vida que no tiene memoria perdurable,
que no tiene mañana,
que no conoce apenas si era clavel, si era rosa,
si fue azucenamente hacia la tarde.

Sí, ahora
me gustaría saber para qué sirve este silencio que me rodea,
este silencio que es como un luto de hombres solos,
este silencio que yo tengo,
este silencio
que cuando Dios lo quiere se nos cansa en el cuerpo,
se nos lleva,
se nos duerme a morir,
porque todo es igual y tú lo sabes.



("life vest under your seat")

domingo, 1 de marzo de 2015

Uriel Martínez (1950 )

Nota roja


Dime que no eres tú
quien ocupó esta mañana
las ocho columnas de nota roja

Dime que no te hallaron
con la garganta irritada
de un tajo y las canillas distantes

Dime que no llevabas
tres días y tres noches
como pasto de ratas tejones y auras

Dime que tu cuerpo esperó
la llegada de la Cruz Verde
para el traslado al forense

Dime que ahí, sobre la plancha
de cemento, esperaste la llegada
de pasantes de medicina

Dime que ni el serrote,
ni las cuchillas melladas
vulneraron tripas y demás

Pero si callas, si el eco
del eco se niega a salir
de tu aliento, interpretaré
el silencio, no diré más.

sábado, 28 de febrero de 2015

Eduardo Chirinos (1960 )

Dos

con la lentitud del lagarto y la sabiduría del mono
con la sagacidad del gato y la discreción del cuervo
así aparece me pisa los talones araña mi espalda sopla
mis orejas muerdo hasta sangrar mis labios me llama
por mi nombre no volteo es tan abominable es tan hermosa
la cara de la muerte


con la lentitud del lagarto y la sabiduría del mono
con la sagacidad del gato y la discreción del cuervo
así aparece me pisa los talones acaricia mi espalda besa
mis orejas borra una por una las palabras de su libro
no sé si hago bien de escribir tantas menudencias


(en "humo de incendios lejanos", coed. uanl-aldus, méxico, 2009)

viernes, 27 de febrero de 2015

Joaquín Giannuzzi(1924/2004 )

Este tipo


Estoy sentado en el umbral de mi casa.
Miro pasar la gente, los autos, el país en este verano del 71
mientras me rasco los sobacos
mientras no me decido a salir a escena
renuncio a practicar un destino.
Mis bostezos son sorprendentes aun para esta época.
Soy un tipo que fuma, que se hurga los dientes,
que conoce el engaño mil veces aceptado.
Un tipo que está allí, simplemente,
mirando con estilo de perro,
sin poder elegir, con el conocimiento inerte
para toda causa que vaya más allá de la noche próxima.
Pero usted debe suponer que vale tanto como cualquier otro
si ahora hay héroes que están muriendo

para que este tipo viva realmente.


("radar libros", Página/12)